Los componentes de un fondo de inversión

En un fondo de inversión suelen existir tres ingredientes principales:

Las inversiones en efectivo son inversiones de bajo riesgo, por lo general bonos del tesoro estadounidense. Constituyen un segmento del mercado financiero que suele denominarse el “mercado monetario”, en el cual se comercializan instrumentos financieros con alta liquidez y vencimientos muy cortos. Los participantes utilizan el mercado monetario para tomar préstamos y prestar en el corto plazo, por períodos que varían de siete días a casi un año. Son instrumentos seguros y suelen crecer con relativa lentitud, pero ofrecen a los inversores una ganancia estable y segura.


Las inversiones con renta fija son deudas (o pagarés) emitidas por una empresa, banco o gobierno. Los inversionistas prestan dinero a la entidad (empresa o gobierno) durante un período de tiempo definido y a una tasa de interés fija. Los títulos de renta fija se conocen normalmente como “bonos” y las empresas, municipalidades, estados y gobiernos nacionales los utilizan para financiar diversos proyectos y actividades.

Los inversionistas compran estas deudas y obtienen beneficios, ya que los gobiernos y empresas pagan intereses sobre sus deudas y devuelven la totalidad del dinero cuando se cumple la “fecha de rescate” convenida. El valor de estas inversiones puede fluctuar con las tasas de interés, pero aún así representan una fuente de ingresos relativamente estable y confiable a través de los pagos de intereses y el rescate.


Las acciones son cuotasde propiedad de empresas. Suelen aportar las tasas más elevadas de rentabilidad pero conllevan los niveles más altos de riesgo. Los inversionistas pueden comprar acciones de empresas que, en su opinión, son firmes y exhiben ganancias sólidas, o que cuentan con un gran potencial de crecimiento. A través de su cuota de propiedad, pueden participar en las ganancias de la empresa mediante el aumento del valor de la acción (cuando el precio sube) o a través de “dividendos”, pagos periódicos que algunas empresas entregan a sus accionistas para compartir sus ganancias. Es importante notar que los precios de las acciones también puede bajar si la empresa informa que ha sufrido pérdidas, o incluso en casos de prensa negativa o reacciones adversas de los clientes ante un nuevo producto o medida. Es aquí donde yace el riesgo de las acciones. Sin embargo, en promedio, el rendimiento de las acciones ha superado a la mayoría de las demás inversiones en el largo plazo. Por esto, constituyen la base de la mayoría de las carteras de inversión.